domingo, 22 de febrero de 2015

Arnold Schoenberg y su Bläserquintett op. 26

El Quinteto de Viento (Bläserquintett) Op. 26 fue compuesto por el austríaco Arnold Schoenberg (Schönberg en su grafía alemana) entre 1923 y 1924. Schoenberg había nacido en 1874 en el seno de una familia judía vienesa, y es en esta ciudad donde comienza su formación, primero autodidacta y luego con Alexander Zemlinsky quien, curiosamente años después sería su cuñado.

Tras unos años viviendo en Berlín regresó a Viena, donde conoció a sus discípulos más célebres: Anton Webern y Alban Berg; fundando con ellos la Segunda Escuela de Viena. Desarrolló su actividad académica entre Viena, Berlín y más tarde Estados Unidos. Paralelamente se dedicaba también a componer, escribir tratados teóricos y a la pintura.

Arnold Schoenberg (1874 - 1951)

Su estilo fue evolucionando desde un romanticismo tardío del siglo XIX, pasando por el expresionismo y la atonalidad, hasta desembocar en la creación del sistema dodecafónico, que postuló en 1923. Precisamente esta pieza es interesante por ser su segunda obra dodecafónica, tras la Suite para piano Op. 25.

Este quinteto fue estrenado el 13 de septiembre de 1924, día del 50 cumpleaños de Arnold Schoenberg y está dedicado a su nieto "El pequeño Arnold" (Dem Bubi Arnold).

Comienzo del quinteto, con la serie marcada (vía Wikipedia)

 Primera grabación, en 1951 por el Metropolitan Wind Quintet

lunes, 16 de febrero de 2015

Audiciones comentadas

Tarde o temprano tenía que ocurrir, porque después de tanto darle vueltas intentando encontrar algo sobre lo que escribir al final ha aparecido una pequeña idea. No se trata de una gran revolución, ni mucho menos, pero puede ser un punto de partida para poder continuar con el blog, enriquecer mi experiencia musical, y quizás inspirar un poco la vuestra.

Os presento una nueva sección de este blog, una serie -espero, porque de momento sólo tengo un post escrito- de entradas dedicadas a compartir un poco de música, acompañada de algunos comentarios míos. Éstos serán lo más elaborados y propios que pueda, aunque no descarto algún copy-paste de contenido que considere de cierta calidad. El caso es hacer algo a medio camino entre compartir un enlace a un vídeo o audio, que se puede hacer perfectamente por redes sociales; y un análisis pormenorizado, que exige demasiado tiempo y conocimiento. El objetivo es una audición informada, contextualizada, o simplemente inspirada, un formato un poco más flexible que el de la sección que ya tenía sobre análisis de obras.

Convierte tu sofá en la butaca de tu propia sala de conciertos.

La idea ha surgido de una serie de coincidencias en estos últimos días. Primero, por fin he dado carpetazo a mi conexión móvil de internet -debido a mis constantes cambios de residencia- y he instalado ADSL en mi casa. Esto supone un cambio cuantitativo y cualitativo enorme, pues antes tenía límite de tráfico y no me permitía apenas ver vídeos o escuchar música a través de internet, y la mayor parte del mes tampoco podía navegar con la agilidad que exige una búsqueda de información. En segundo lugar, decidí deshacerme del blog que gestionaba de mi anterior grupo de cámara, porque no les estaba sirviendo de nada, y ahora desde tan lejos estoy totalmente desvinculado. Pero me dio lástima no aprovechar un post que escribí sobre el quinteto de Schoenberg, y como estaba escrito en castellano, en lugar de traducirlo, decidí traérmelo para este blog. El caso es que a la hora de publicarlo me di cuenta que no encajaba en ninguna de las secciones que tenía hasta el momento. Seleccioné en youtube un vídeo de una interpretación que me gustó, repasé el texto y enlacé algunos conceptos con información de otras páginas para enriquecerlo y el resultado es una especie de introducción o contextualización que acompaña a la escucha de la pieza. Me di cuenta al acaba que ahora podría hacer esto con otras piezas, así aprendería cosas y enriquecería mi propia experiencia musical, además de tener algo interesante y constructivo sobre lo que escribir y publicar en este blog.

El nombre de la sección es un homenaje a una mítica asignatura de 4º curso de Grado Elemental del conservatorio, que en mi caso acabó siendo una especie de anticipo para historia de la música, porque en vez de escuchar recuerdo que nos dedicamos a escribir y estudiar para un examen una buena cantidad de apuntes dictados. Los más traumáticos que recuerdo fueron sobre la música medieval.

Espero que esto sea mucho más ameno y enriquecedor para todos, os anticipo que el primer post será sobre el quinteto de Schoenberg, porque de él salió la idea de crear esta sección, y también, y mucho más obvio, porque ya está escrito. Según lo que tarde en preparar el siguiente decidiré con qué frecuencia se irán publicando, porque aún no lo he decidido. Me gustaría mucho publicar al menos uno cada semana, intentaré elegir un día concreto y así obligarme a dedicar un rato a la semana a hacer una escucha musical más informada y enriquecedora.

martes, 3 de febrero de 2015

Desmontando la fusión entre Ferrol y Narón

Hace no mucho, el grupo de UPyD de Ferrol (y al parecer también de Narón, según dicen, porque no lo hacen constar) publicó un vídeo -muy original, hay que reconocérselo- explicando las presuntas ventajas de la fusión entre Ferrol y Narón. Esta acción viene a sumarse a la campaña que han emprendido para las municipales en ambos ayuntamientos, con ese único punto programático. Debería llamarlo maná, porque según ellos una vez fusionados desaparecerán los problemas de los ciudadanos. 
UPyD explica en el vídeo esta vida "intermunicipal"
Se argumenta que la vida de los ciudadanos de ambas ciudades se realiza en ambas, gente que vive en una y trabaja o compra en otra, pero esa es una realidad se puede decir de cualquier ciudadano de un ayuntamiento de la comarca con respecto a su cabecera. Incluso hay ferrolanos que hacen lo mismo con Coruña o Santiago. La relación quizás es más intensa por la proximidad, pero no por ello extraña.

También se dice que mientras Ferrol no tiene apenas suelo industrial que genere empleo más allá de los astilleros de capa caída (eternos culpables o culpados de la crisis de la ciudad) en Narón hay supuestamente exceso de polígonos. Y entonces es cuando se cita que el polígono de Vilar do Colo está prácticamente vacío, y yo no diré ni que sí ni que no... ¡pero es que Vilar do Colo está en Fene, no en Narón! Los polígonos de Narón no están vacíos, aunque tampoco llenos totalmente.

Otro de los argumentos que me ha llamado la atención es que supuestamente al tener más de 75.000 habitantes se entraría en otro régimen de cesión de tributos por parte del estado, con lo que "nos tocaría más". Y la gran ventaja es que dejaríamos de depender tanto de la diputación, con lo que ahorraríamos en burocracia y duplicidades, pero... ¿entonces la diputación ya no invertiría la gran cantidad de recursos que destina cada año a nuestros ayuntamientos? La mayoría de los caminos, pistas y carreteras son o competencia de la diputación o arreglados con cargo a sus subvenciones. La diputación también se encarga de recaudar el IBI, ¿seguiría haciéndolo o el "fusionayuntamiento" tendría que tener suficientes funcionarios (o sea más) para abordar este tipo de tareas? Ser una gran ciudad además de más ingresos acarreará más obligaciones al ayuntamiento.

El ahorro en sueldos de concejales es un argumento recurrente, pero recordemos que sólo cobran un sueldo completo aquellos con dedicación exclusiva y no son todos sino aquellos que no pueden compaginar su actividad profesional habitual con el concello, sobre todo en el caso de aquellos en el gobierno. Reducir de  46 concejales (25 + 21) a 27 (los que tiene Alcobendas, municipio con 110.000 habitantes) no debería hacer sino perjudicar la representatividad, puesto que lo importante es el número de dedicaciones exclusivas, es decir de sueldos y no de gente que cobra dieta por ir a pleno. En Narón son 3, en Ferrol 10, es decir 13 en total, en una gran ciudad podrían llegar a 18, con lo que no tendría que haber reducciones, sino que aún se podrían conceder 5 más.

En el apartado de funcionariado, está claro que se ahorraría, ¿pero será igual de productiva, y sobre todo cercana, esa administración o se acumularán los asuntos de 110.000 personas? Yo no tengo claro que se pueda reducir tanto la plantilla y seguir gestionando bien. Se podrá reducir y habrá retrasos, o se podrá poco menos que mantener y entonces se mantendría un servicio quizás similar pero en el caso de Narón más lejano al ciudadano.

Yo no creo que nadie de duros a cuatro pesetas, si se gasta menos o hay menos personal el servicio no puede ser igual. La razón de ser de la administración local es la cercanía, no crear entes mastodónticos que luego no seamos capaces de gestionar. No soy contrario a la fusión de municipios per se, pero me llama poderosamente la atención los ejemplos que se ponen para ejercer de experiencias pioneras, cuando no sólo en Galicia (donde más hablamos de esto) sino en toda España tenemos ayuntamientos de proporciones ridículas (estadísticamente hablando) y con grandes dificultades para financiarse y prestar los servicios municipales pero que se siguen manteniendo inalterados por alguna razón, y no voy a negar que la haya. No entiendo esta obsesión por reconquistar Narón cuando nos han mirado por encima del hombro desde hace casi 200 años, o incluso más, cuando aún ni existía. No entiendo por qué hacer una ciudad con 110.000 habitantes, para ser los terceros de Galicia y desbancar a Ourense. ¡A Ourense! Con todos mis respetos para la ciudad de las burgas, pero es un logro bastante modesto para publicitarlo tanto.

El oportunismo de esta propuesta, sobre todo avalada por PP y recientemente UPyD cada vez que se acercan unas elecciones me huele a esas propuestas de reducción de escaños en parlamentos. Esto es pura especulación, pero viendo a un PP en Narón que se queda eternamente a las puertas de cambiar el gobierno, al lado de un PP de Ferrol que goza de una mayoría que no sabe si mantendrá... quizás en sus cálculos electorales la suma de los votos de ambos concellos les beneficie. Y lo mismo podría decir de UPyD, que al estar sin representación en ninguno de los dos ayuntamientos, ¿conseguiría con la suma de votos al menos arañar un concejal? 

Especulaciones a parte, lo que sí es una incógnita es cómo sería esa fusión. ¿Tipo Oza-Cesuras? Es el único precedente que tenemos, salvo absorciones aparcadas en el olvido como la de Serantes por Ferrol, que no tenemos muy claro si benefició mucho a Serantes. No se habla de cómo afectaría al aspecto identitario, desde el nombre del municipio, heráldica, etc. Tampoco si se centralizaría la administración en la Plaza de Armas o no. En realidad no sabemos nada, estamos discutiendo sobre nada, supuestos ahorros y supuestas duplicidades, añadiría yo.

Como ferrolano de nacimiento (real en el Marcide y administrativo en el juzgado) que soy, pero sin embargo vecino empadronado en Narón desde ese momento, mi opinión mientras no se presente un plan claro de cómo sería esa fusión es contraria a la misma. Yo creo que deberíamos centrarnos en potenciar la cooperación entre ambos ayuntamientos, que es posible pero nos dedicamos a ponernos la zancadilla unos a otros. ¿Si no somos capaces de mancomunar servicios sin generar conflictos cómo vamos a convivir en el mismo municipio?