domingo, 28 de octubre de 2012

La Cultura es un derecho, el negocio es la ignorancia.

El arte y la cultura es lo que nos diferencia de los animales, no lo olvidemos. Porque a su nivel, los animales tienen conocimientos de ingeniería, ciencias, economía o política. Pero no tienen arte,  no crean, no sueñan, no usan el medio para expresarse... Pero construyen sus nidos, crían a sus hijos, administran su hábitat, su comida, y se administran entre ellos como sociedad. Pero ellos no cantan, ni bailan, ni son capaces de ponerse en la piel de otros, ni imaginan, ni interpretan.
El arte y la cultura son inherentes al ser humano. Y desde luego no son un negocio. No es algo que alguien haya inventado para ganar dinero. No se puede aplicar la ley liberal de la oferta y la demanda. La gente no tiene que pagarse su cultura, la sociedad debe sostener su cultura, por su propio beneficio, porque la necesita. Porque negar a la gente el derecho a la cultura, es como negar el derecho a ser seres humanos.
Ópera de New York.
Desde luego la cultura necesita unos recursos, no sale de la nada. Desde la creación y mantenimiento de sus contenidos y continentes, hasta el soporte vital de los propios creadores. A lo largo de la historia lo que ha cambiado ha sido quién pagaba esto. Los artistas pasaron de trabajar para personas de las élites sociales y políticas, que usaron las obras para su mera propaganda y disfrute personal, a un proceso de incorporación al (entonces) nuevo mercado libre, al liberalismo. Otra fuente importante de financiación artística fue la Iglesia, bajo cuyo mecenazgo se crearon grandes obras "Ad maiorem Dei gloriam". Y hemos pasado de admirar una obra per se, a valorar sus ingresos en tasaciones, taquilla, ventas... Lo curioso es que los artistas dan el paso buscando mayor libertad, y hoy en día ya no es raro el caso en el que se llega a ser esclavo del mercado...
El motivo por el cual planteo todas estas ideas, es una vez más, como ya viene siendo habitual, una reacción repetina, quasi pasional, ante declaraciones y/o actitudes que observo. Y en este caso no he podido volver a escuchar el ya repetido mantra liberal contra las subvenciones en cultura (que no por repetido deja de ser hipócrita, puesto que las ayudas a los, ahora culturales y artísticos, toros nunca las han criticado, por ejemplo). Y la gota que colma el vaso en todos los casos es un argumento que hace aguas por todos lados, en este caso le ha tocado al señor Eduardo Inda con su: "Velazquez fue un genio, y no estaba subvencionado".
Autorretrato de Velázquez integrado sutilmente en su célebre obra "Las Meninas", en orígen: La familia de Felipe IV
Por supuesto, aquí hay que reconocer una parte de razón, Velázquez sí que fue un genio. Pero decir que no estaba subvencionado, es de una ignorancia supina. Porque hasta donde yo sé, Velázquez vender, lo que se dice vender, no vendió muchos cuadros... más bien cobraba dinero de lo que... sí, esta gente llama Papá estado. No sólo eso, Velázquez era un empleado público, un funcionario! Pero ojo, igual estoy equivocado, y trabajar como pintor en la corte del Rey de España es una profesión liberal.
Si esta gente pretende defender la cultura liberal, la que se vende, por lo menos que se traigan los ejemplos de sus artistas liberales y no subvencionados de casa... y así se pueden ahorrar el ridículo. Oh! Wait... ¿He dicho ridículo? Perdón, nadie le corrigió en directo, probablemente mucha de la gente que lo escuchó se lo habrá creído y usará el argumento en posteriores debates. Otros ni siquiera habrán prestado atención. Espero que no haya ninguno que no sepa quién fue Velázquez.

viernes, 26 de octubre de 2012

Los niños deben saber…

Tras muchas declaraciones de los políticos de nuestro gobierno acerca de nuestra educación (casi nunca para decir nada positivo) y viendo la inactividad o hiperactividad legislativa que a veces (entiéndase, continuamente) padecemos en este sector. La educación siempre ha sido en España caballo de batalla para las diferencias tendencias políticas, pero nunca en el buen sentido. Dice bastante de un país que la gente no sea capaz de ponerse de acuerdo sobre cómo educar a sus hijos, no ser capaces de entender que en ello reside el futuro del propio país. 
En los últimos meses nuestro ministro de educación (cultura y deporte) nos ha venido obsequiando con cuantiosas declaraciones dignas de mención. La situación se vuelve tan surrealista por momentos, que casi parece que pretenda agitar los medios y las redes sociales para que no pensemos en lo que el resto de sus colegas hacen con sus respectivas carteras. Alguna de estas curiosas sentencias ya las he comentado anteriormente. Pero desde hace tiempo tiendo a relativizarlo todo, tragarlo para dentro, olvidar e intentar disfrutar de la grandísima oportunidad que tengo (gracias a la UE, porque el estado aún no me ha pagado ni un duro, ni tengo certeza de que lo vaya a hacer…) de estudiar en un país tan diferente como es Suecia.
Sin embargo hoy, sin explicación (quizás exceso de café), me he levantado muy temprano y lleno de ideas. Y no aguanto más sin decir unas cuantas cosas. En concreto quiero relacionar dos declaraciones, una ha transcendido bastante, la segunda al llover sobre mojado creo que no. La primera la pronunció la señora funcionaria del Ministerio de Turismo Doña Esperanza Aguirre en un mitin del PP en Vigo: "Los niños deben saber que España es una gran nación con 3000 años de historia". La segunda salió de la boca de nuestro estimado ministro de Educación, Cultura y Deporte, el señor José Ignacio Wert: "En algunas comunidades el contenido de los libros de texto intenta transferir un sentimiento nacional e inclinar hacia una ideología determinada".
No sé para qué tenemos este ministerio, niguna de sus competencias ha interesado nunca a los políticos. Con tanta reforma acabará desapareciendo...
En un primer momento, esta segunda afirmación ya ni me causó impresión. Un servidor ya está curado de espanto. Pero tras dejar que fuese calando en mi subconsciente, y mezclándose con otras ideas que ya había escuchado antes, y que escucharía después… eclosiona. No podemos permitir que la gente diga estas barbaridades, y en este caso me refiero a la señora Aguirre. Salvo que, claro está, el señor Wert tenga razón, y los libros de historia de la Comunidad Autónoma de Madrid digan esas cosas, en ese caso le daría gustosamente la razón a los dos. Igual lo que el señor Wert quería decir, es que en algunas comunidades autónomas, los libros de texto no están suficientemente españolizados para su gusto , y tienen en cuenta que existe algo más en España que toros, sangría, paella, flamenco, siesta, calor… esa es la imagen que tiene la gente fuera de España, aquí nadie sabe nada de manifestaciones, independentismos, ni leches. Dejen la Marca España en paz, que ya bastante vergüenza nos puede llegar a dar, matizo, a veces. Y los mercados, esos miran las cuenta que ustedes les dan, no sus periódicos, y son malísimas, nadie se fía (y no me extraña)… déjense ya de recriminar cosas a los ciudadanos y hagan su trabajo. Si no saben cómo, déjenle la mamandurria a otra persona.
Señora Aguirre, en primer lugar, los niños no deben saber nada, ¡Deben aprender a saber! Es crucial que los niños aprendan a pensar, a buscar información, a ser curiosos y críticos… sólo así se evita "saber" barbaridades como las que usted dice. En segundo lugar, sobre si España es una gran nación, es un concepto tan discutible, que cualquier persona con conocimientos históricos y políticos evitaría pronunciar como verdad absoluta (aunque sí puede ser una opinión defendible, no es mi caso). Pero fíjese, no es esta parte de la frase la que me molesta, porque si usted opina que España es una gran nación, está en su completo derecho de sentirse así (y yo en el mío de no compartirlo, pues el nacionalismo es un concepto romántico, un sentimiento, una opción, no una realidad absoluta que podamos medir). Lo más grave es decir que España tiene 3000 años.
Pueblos de la Península Ibérica en el siglo X a.C.
Cómo decirlo, si viajásemos 3000 años atrás, no encontraríamos sobre la Península Ibérica ningún español. Es posible que tengamos que retroceder al siglo XV para encontrar a alguien que diga ser español. Eso sí, nos encontraremos a los fenicios, a los pueblos prerromanos, más tarde a los habitantes del Imperio Romano, dueños y señores del Mare Nostrum, y tras su caída, veríamos cómo surgirían los primeros reinos feudales europeos de la mano de nuestros amigos germanos (por cierto, el primero de todos lo fundaron los Suevos, en el territorio que ocupaba la Gallaecia romana). Más tarde la mayor parte de su querida España estuvo… ¿Ocupada por los árabes? ¿Durante 800 años? ¿Frente a los escasos 100 que los cristianos germanos habían estado en la península? ¿Y según usted, esos eran españoles o no? Porque eso depende a quien le pregunte… En fin, no voy a seguir ahondando en el tema porque se entiende por dónde voy, curiosa visión: España cristiana durante 100 años, luego "es ocupada" 800 años por los musulmanes, pero son extranjeros, es curioso el matiz que le damos, ¿No?. Y luego siguen 500 años de cristianismo. 800 frente a 600, grosso modo como le gustan las cuentas a usted, pero los musulmanes, judíos y demás familia siguen siendo extranjeros aquí. Cada uno sabe lo que le apetece.
La "Nación Española" si existiere, tendrá un par de siglos, como todas las naciones del mundo, puesto que el nacionalismo, y la identificación de nación con estado es un concepto que surge en el romanticismo (siglo XIX). No intente buscar eso antes, los habitantes eran vasallos de tal o cual fulano. Servían a tal o cual señor, súbitos de tal o cual rey. Y lo mismo daba que fuese uno que otro. El sentimiento de pertenencia a un pueblo, y por lo tanto, de nación (y posteriormente la reclamación de la soberanía para el mismo) es posterior, como ve, muy posterior al 1012 a.C. donde nos sitúa usted.
Por favor, ya no sé si pedirles que dejen de intentar adoctrinar a los demás, porque puede ser pedirles demasiado. Pero qué menos que dejar de acusar a los demás de lo mismo que ustedes hacen. Y si puede ser, dejen de una vez de pelearse como niños por la educación, por ver quién es capaz de adoctrinar a quien, preocúpense por enseñar a pensar a los niños, y se acabará todo adoctrinamiento posible. Aunque igual eso tampoco les conviene demasiado...

jueves, 25 de octubre de 2012

Wet autumn

Un charco na herba
Small pool in the grass.

Autum comes to Ingesund
Autumn comes to the Ingesund Football field.

Ingesund
Autumn comes to Ingesund.

Contraste otoñal
Autumn's contrasts.

Ingesund
Ingesunds Musikhögskolan entry in autumn.

Chuvia de outono
Autumn's rain.

Contraste
Autumn's Contrasts.
Outono mollado
Wet autumn.

domingo, 14 de octubre de 2012

Glafsfjorden (Arvika) - Hösten (photos)

Glafsfjorden
Glafsfjorden (Arvika)

Glafsfjorden - Parece que escampa
Parece que escampa

Glafsfjorden
Glafsfjorden 
Glafsfjorden
Glafsfjorden


Arvika's beach
Beach. Glafsfjorden.

Vai chover
Glafsfjorden

Glafsfjorden from the beach
From the beach. Ingestrand. Glafsfjorden.


Beach
Beach

Glafsfjorden
Glafsfjorden. Arvika (Värmland)


Walking in the forest
In the forest...

Autum, Glafsfjorden
Land and water. Glafsfjorden.


Hösten
Glafsfjorden


Na beira do fiordo
Glafsfjorden


Glafsfjorden
Glafsfjorden


Vaya, vaya, aquí también hay playa. Beach.
Vaya, vaya, aquí también hay playa. Ingestrand, Arvika.